Mamá y Masaje, la mejor combinación 1


Muchas veces los peques se enferman, o les duele algo, y daríamos lo que fuera por poder aliviarles un poco ¿verdad? Necesiten o no tomar medicamentos sentimos que ojalá pudiéramos hacer algo más, algo con lo que confortarles, nos gustaría tener un beso mágico con el que curar todos sus males (muchas veces sí funciona ese beso).

Mi peque lleva desde ayer con dolor de barriga. Nada más. Ni diarrea, ni vómitos. Ganas de comer y jugar normales. Pero de vez en cuando, unas cuantas veces a lo largo del día: “Mami, me duele la barriga”.
No sé si será un problema gastrointestinal leve, si estará más nervioso por algo o si necesita mimos; pero no dudo ni por un instante de que realmente siente que le duele su barriga, sea cual sea la causa.

Y además sé cómo reconfortarle, sé algo que siempre funciona, que incluso él ahora que ya es un poco mayor me pide: el masaje.

¿Por qué el contacto y el masaje calman el dolor?

· El sólo hecho de tocar una parte que nos duele ya nos calma. Fíjate qué es lo primero que haces cuando te das un golpe o te duele la cabeza por ejemplo, llevarte la mano ahí ¿no es cierto? El contacto calma el dolor.
· El calor, también alivia. Al tocar o masajear una zona hacemos que aumente el riego sanguíneo de esa parte del cuerpo, lo que hace, entre otras cosas, que se eleve la temperatura corporal en esa zona. Y el calor tiene efecto analgésico.
· La reflexología es una técnica mediante la cual estimulamos zonas reflejas situadas en los pies o manos que están relacionadas con nuestros órganos internos y reequilibran el organismo.
· En el caso de las molestias gástricas podemos ayudar al tránsito intestinal masajeando en el sentido de las agujas del reloj (que es en el sentido en que los intestinos digieren los alimentos).
· La atención de mamá, el sentirse cuidado, acompañado y comprendido, creo que ese es el mayor beneficio del masaje.

¿Tengo que seguir alguna técnica concreta?

Pues no tienes por qué, pero puedes hacerlo para aumentar la eficacia. Aunque sea como sea, me remito al último punto anterior, tu masaje va a funcionar.
Puedes también incluir la aromaterapia para ayudar a calmar el dolor: un aceite o crema con aroma a lavanda, manzanilla o mandarina ayudan a conciliar el sueño, a relajarse y calman el dolor.

Masaje para aliviar molestias gástricas

· Técnica “I love you”. Lo practico con mis niños desde recién nacidos, y lo muestro a otras madres que necesitan aliviar los gases o cólicos de sus bebés. Es efectivo, y más si realmente mientras masajeas vas repitiéndote mentalmente el matra “I love you” según lo vas escribiendo con tus manos sobre su barriguita.
1.Dibujamos una “I” con nuestra mano en la parte derecha del abdomen del peque, siempre de arriba abajo, repetimos unas cuantas veces (depende del niño, si está tranquilo podemos hacer 10 repeticiones, si se mueve o parece incómodo lo dejamos en 5 o menos).
2.Después hacemos una “L” dibujando una línea horizontal en la parte de arriba del estómago de izquierda a derecha, y la misma “I” vertical en el lado derecho.
3.Por último una “U” invertida que comienza subiendo por el lado izquierdo del abdomen, trazas la horizontal, y bajas por el lado derecho.
· Técnica “Sol y Luna”. Con tu mano derecha dibujas un “sol” (círculo) siempre en el sentido de las agujas del reloj. Cuando nuestra mano derecha llegue a las 3 en punto ponemos nuestra mano izquierda en las 9 y dibujamos una media luna (semicírculo que iría desde las 9 hasta las 3 en sentido horario). Así masajeamos su barriga con las dos manos a la vez, haciendo el sol con la mano derecha y la luna con la mano izquierda.

· Reflexología podal. Masajea con las yemas de tus dedos, en el sentido de las flechas.

Pues con estos trucos de mamá vamos pasando los dolores de barriga, ¿tienes más trucos mágicos para calmar a tu peque?

 

EL PRIMER PASO HACIA UNA MATERNIDAD CONSCIENTE

Suscríbete y recibe GRATIS la guía para transformarte en la madre que quieres ser.


Deja un comentario

Un comentario en “Mamá y Masaje, la mejor combinación

  • Rosanna

    Muchas gracias Cristina por estos consejos tan específicos, considero que el contacto físico con el bebé es primordial, pero en este artículo tú nos enseñas muchas herramientas para poder realizarlo. Con tu permiso lo comparto, un saludo.