Cuando la lactancia no es maravillosa… Agitación del amamantamiento


Lactancia mágica, maravillosa, vínculo de amor, disfrute para ambos… ¿Y qué pasa cuando no es así? ¿Qué pasa cuando no me apetece darle el pecho a mi bebé? ¿Cuándo mi cabeza desea seguir amamantando pero el resto de mi cuerpo lo rechaza?
Ahora, darle el pecho a mi niño es una tortura, siento un cosquilleo incontrolable por dentro, me apetece gritarle para que se aparte de mi, es casi… como si me violaran.

No estás sola querida, lo que te pasa ha pasado a muchas madres antes y les está pasando ahora mismo. Alguien incluso le ha puesto nombre: Agitación del amamantamiento.
¿Por qué me pasa esto? ¿Por qué a mi, que llevo más de 12 meses de lactancia maravillosa, que deseo seguir dándole el pecho a mi niño, si estoy informada y sé que dar la teta es lo mejor, si yo quiero seguir amamantando!? No hay una respuesta sencilla: niños mayores de 1 año, un nuevo embarazo, ovulación, o síndrome premenstrual, algunos de los puntos en común.
Parece que las hormonas juegan un papel fundamental: es como si el cuerpo nos dijese que ha llegado el momento de dar un nuevo paso, como si ya hubiese llegado el momento de que nuestro cuerpo  se ocupase de ovular de nuevo para llegada la ocasión dar vida a un nuevo bebé, y, de alguna manera inconsciente y salvaje, rechazase seguir alimentando con nuestra leche a nuestro hijo, para permitir un nuevo ciclo, para dejar que se vaya de nosotras la mujer-madre y vuelva la mujer-chamana, esa que ovula, tiene la regla, disfruta del sexo y no está siempre disponible para cuidar a los demás.
Lo cierto es que esta fase pasa, las madres que han continuado amamantando a pesar de la agitación han visto como con el paso de algunos meses ésta ha desaparecido y han podido seguir dando el pecho a sus niños hasta que así lo han decidido.
Lo cierto es que es muy duro, tanto que para muchas mujeres significa el fin de la lactancia, un destete no planeado, casi obligado.
Lo cierto es que, si las mujeres hablásemos más entre nosotras, si tuviéramos un espacio donde desnudar nuestra alma y compartir sin juicios, este “problema” tendría miles de soluciones, de puntos de vista, de caminos probables para llegar a un destino tranquilo y seguro.
Soy afortunada, muchas mujeres me hablan de sus maternidades y gracias a vosotras puedo seguir aprendiendo de todo eso que los libros no hablan, de esos secretos de mujer que sólo nosotras comprendemos, y que sólo nosotras podemos llegar a descifrar. Quiero compartir contigo lo que he aprendido y así, como si estuviéramos juntas en un círculo de mujeres, como si estuviéramos reunidas compartiendo embarazos y menopausias, lactancia y menstruación, así quiero hablarte de parte de todas las mujeres que de una forma u otra han compartido conmigo.
Mi primer encuentro contigo será el próximo Lunes 11 de Enero, con el tema central “Cuando dar el pecho ya no es un placer”. Tendremos un grupo privado online para hablar sin tapujos, donde compartiré con vosotras todo lo que yo sé, y donde espero que vosotras compartáis conmigo. No importa si no eres madre o si tu niño ya no toma pecho, seguro que tienes mucho que compartir y que aprender. No importa tampoco si no puedes estar en directo ese día, el grupo seguirá abierto, y en tu e-mail recibirás toda la sabiduría por escrito.
Este es mi regalo de mujer a mujer en este 2016; déjame tus datos para poder inscribirte al círculo Sabiduría de Mujer. Lo abro de forma totalmente gratuita. Te doy mi sabiduría a cambio de la tuya, únete ahora y mensualmente abriremos nuevos temas.

 

EL PRIMER PASO HACIA UNA MATERNIDAD CONSCIENTE

Suscríbete y recibe GRATIS la guía para transformarte en la madre que quieres ser.

Deja un comentario