Claves (probadas) para que dormir y ser mamá no sean incompatibles


 .
La falta de sueño es uno de los problemas principales desde que nos convertimos en madres. Ya desde el embarazo, parece que es tumbarte en la cama y tu pequeñín comenzar la fiesta ¿verdad?
 .
Antes de enumerarte punto por punto todo lo que puedes hacer para dormir mejor, déjame decirte que hay algo imposible, y es que por más que te empeñes no lograrás que tu niño de 11 meses duerma 8 horas seguidas. Hay algunos que lo hacen, sí, pero si el tuyo no es de esos no tengo ningún secreto para convertirlo en un lirón.
 .
Los bebés, cerca de los 4-6 meses suelen cambiar, poco a poco, su patrón de sueño. Probablemente hasta ese momento se despertaba cada 2-4 horas para comer (su estómago es muy muy pequeño), y no se dormía si no era succionando (pecho, biberón o chupete), y además no importa si es de día o de noche, duermen cuando están cansados y punto.
 .
Sí, la mala noticia es que hasta esos 4-6 meses no debes hacer nada para ayudarle a dormir mejor, porque simplemente su cerebro no está lo suficientemente maduro para hacerlo, necesita esos despertares, ese dormir a ratitos.
 .
Pero hay dos buenas noticias. La primera, es que un bebé hasta los 6 meses duerme aproximadamente 15 horas diarias! Sí, ahora no me puedes decir que duerme poco. Así que, sinceramente: aprovéchalas, necesitas dormir, y tienes que hacerlo cuando él está durmiendo.
 .
La segunda buena noticia es que el tiempo pasa volando, y a partir de los 4-6 meses los bebés comienzan a aguantar períodos más largos de sueño (aunque hasta más allá del primer año dormir más de 5 horas seguidas no es habitual), comienzan a distinguir el día de la noche y además son capaces de dormirse sin estar succionando.
 .
Cada bebé es diferente, y puede que a algunos les cueste un poco más alcanzar estos hitos. Si quieres, puedes ayudarle:
 .
  • Asegúrate de que durante el día el lugar donde duerme esté iluminado y con algo de ruido (el ruido normal que hay en una casa) para que comience a distinguir el día de la noche.

.

  • Puedes comenzar con una rutina nocturna que le ayude a comprender que se acerca el momento de sueño nocturno: un baño relajante, un masaje con aceite, un cuento o una canción.

.

 

  • La hora de dormir debería ser más bien temprano, si comienza a estar cansado a las 7 pm esa es la hora en que debería estar en la cama. Intentar aguantarlo un poco más para que al día siguiente no madrugue tanto o para que le de tiempo a jugar un poco más no suele funcionar bien: estará tan cansado que le costará más dormirse, tendrá más despertares y ambos empezaréis a asociar la hora de dormir con un momento difícil. Con lo cual, respeta sus ritmos, si llegas de trabajar a las 6pm y te da pena acostarle tan temprano cambia de hábitos: acuéstale tan temprano como lo necesite, y duerme tú también antes, así los dos podréis madrugar más al día siguiente y aprovechar la mañana para estar juntos.

.

 

  • Si sólo se duerme succionando es buen momento para empezar a intentar que se duerma de otra manera. Puede tomar pecho o biberón en la noche, pero intenta que no se quede dormido con él en la boca. Cuando comienzas a ver que su succión es más débil, que está relajado a punto de dormirse, retírale con suavidad el pezón o la tetina a la vez que con tu dedo empujas suavemente su barbilla hacia arriba, cerrándole la boca para intentar que no siga con el reflejo de succión. Las primeras veces se enfadará y pedirá otra vez pecho, no pasa nada, vuelve a dárselo e inténtalo de nuevo cuando esté tranquilo.

.

 

  • Durante los despertares nocturnos estate atenta a sus señales, quizá haga ruidos o se mueva y se vuelva a dormir después, quizá sólo necesite una palabra de mamá para calmarse, o sólo una caricia y vuelta a dormir. No siempre que se despierte necesitará succionar, seguro si le ofreces pecho o biberón, o chupete, esa succión será lo más efectivo y placentero para dormirle, pero si estás intentando acelerar un poquito el proceso de maduración del sueño es mejor que no sea lo primero que le ofrezcas e intentes antes otras técnicas. Siempre lo más en silencio posible, sin encender la luz y sin levantarse de la cama de ser posible.

.

 

  • Y para finalizar: al mal tiempo buena cara. Porque probablemente hasta más allá de los dos años tengas muchas noches con despertares. No te martirices, no pienses que es el problema más horrible del mundo, todo pasa, cada día será mejor y antes de que te des cuenta tu peque dormirá toda la noche, y echarás de menos que te necesite como ahora.

.

 

Empieza hoy mismo: si tu bebé tiene menos de 4 meses, duerme con él sus pequeñas siestas; si ya tiene más de 4 meses y necesitas un cambio a la hora de dormir vete implementando los consejos anteriores y verás poco a poco los cambios.
 .
Y recuerda: sonríe, relájate y sé feliz. Tu única meta como madre es tener un hijo feliz, y el ejemplo es la mejor herramienta para conseguirlo.
 .
¿Cómo son tus noches? Cuéntamelo en los comentarios.
 
EL PRIMER PASO HACIA UNA MATERNIDAD CONSCIENTE

Suscríbete y recibe GRATIS la guía para transformarte en la madre que quieres ser.

Deja un comentario