Tienes que separarte de tu bebé por primera vez: 6 consejos que os ayudarán


Separarte de tu bebé por primera vez no es nada fácil. Los sentimientos de tristeza, miedo y culpa se juntan y te asustas de la gran dependencia que tienes de él.
Es totalmente normal, y más habitual de lo que crees. No es que seas un bicho raro, ni una madre posesiva. No es que no confíes en las personas que le van a cuidar. Es, simplemente, el vínculo normal que te une a tu bebé, la necesidad de cuidarlo y protegerle siempre. 
La primera separación es para ambos un gran cambio, te comparto seis ideas para que lo paséis un poquito mejor:

1. No eres una mala madre por dejar a tu bebé con otras personas

Ya sean los abuelos, una cuidadora o la guardería, a veces no queda otro remedio y otras veces simplemente necesitas un rato sin bebé. Has elegido el mejor lugar para que tu bebé se sienta lo mejor posible en tu ausencia, y aunque no será lo mismo que estar con mamá siempre que haya unas ideas homogéneas en cuanto a forma de crianza, respeto, etc tu bebé estará bien.

2. Habla con la persona o personas que van a cuidarle en tu ausencia

Asegúrate que entienden y respetan la manera en que has decidido criar a tu bebé, las pautas de alimentación, el modo de dormirle y las medidas básicas de seguridad. Puede ser un trago difícil hablarlo la primera vez (sobretodo si se queda a cargo de uno de los abuelos), pero os quedaréis todos más tranquilos.

3. Alimentación

Si toma el pecho asegúrate de dejarle leche suficiente en la nevera y de explicar el modo correcto de prepararla y dársela al bebé. Si ya ha empezado a comer otros alimentos hay una norma clave que conviene recordar: NUNCA, bajo ningún concepto, debe obligar al bebé a comer.

4. Prepara a tu bebé para el momento

Que conozca a la persona con la que se va a quedar antes, al menos una vez debe estar con ambos, mamá y cuidador, para que vea que se va a quedar con una persona en que su mamá confía. Háblale también las horas o el día antes de lo que va a suceder, es mejor que no lo pille por sorpresa.

5. Despídete de él

Sí, aunque te digan que es mejor que te vayas sin que te vea para que no se quede llorando, piensa que es mejor eso a que se de cuenta que no estás de pronto, y no sepa qué está pasando ni cuándo vas a volver. Dile que te vas y que volverás, si llora puedes calmar su llanto y esperar a que esté tranquilo jugando o simplemente dejarle con su cuidadora para que ella le calme.

6. No eres una mala madre si no quieres dejarle con nadie (ni siquiera con la abuela que tanto insiste)

 Si no tienes necesidad por trabajo y tampoco sientes la necesidad de tener un tiempo para ti no hay nada de malo en que esté siempre contigo. Poco a poco y conforme pasen los meses (y años) te irás sintiendo más segura y le irás viendo más independiente, con lo que te será más sencillo dejarle.

Una reflexión final

El instinto maternal es muy poderoso. Puede que sientas que no puedes separarte de tu bebé, que aún no ha llegado el momento, que no estaréis bien lejos. Escúchate y permítete buscar alternativas, quizá puedas permitirte un mes más de excedencia en el trabajo, o una jornada reducida. Si no es posible, fíate igual de tu instinto para encontrar la persona adecuada que cuide de tu hijo: aunque por lo general siempre estarán mejor con un familiar que le cuide que en una guardería, a veces tenemos que saltarnos las normas sociales y aceptar que el abuelo, por ejemplo, no es la mejor persona para cuidarle, pero que la escuela infantil de al lado del trabajo es una muy buena opción. Déjate llevar por tus instintos, escucha también a tu bebé y permítete cambiar de idea las veces que haga falta.
¿Has encontrado la persona ideal para cuidar a tu bebé o aún no estás segura dejándole con nadie? Espero tu comentario.
EL PRIMER PASO HACIA UNA MATERNIDAD CONSCIENTE

Suscríbete y recibe GRATIS la guía para transformarte en la madre que quieres ser.

Deja un comentario