Postparto

¿Qué me dirías si te muestro esta tabla?

Comida rapida versus comida saludable














Todos de acuerdo con que la comida rápida es perjudicial para la salud, conviene evitarla y alejar a nuestros niños de ella ¿cierto? Te voy a contar una historia:

Juani tiene una niña de 6 años, un niño de 3 y un bebé de 8 meses. Cuando nació su último bebé se vio totalmente desbordada, las noches las pasaba con el bebé al pecho, sólo podía dormir un poco por las mañanas, recoger un poco la casa, comprar, y hacer la comida para cuando llegaran sus niños del cole. Hasta que llegó un punto que no pudo más, y decidió que no pasaba nada por  comer comida precocinada, necesitaba descargarse de alguna tarea y decidió empezar a pedir comida, o hacer algo que ya viniese casi listo. Y así llevan unos meses: burguer, pizza, congelados. ¿Qué os parece? ¿Irresponsable? ¿Piensas que Juani tiene otras opciones? ¿O no pasa nada, los niños se criarán igualmente comiendo así?


Ahora mirad detenidamente esta tabla:

lactancia artificial versus lactancia materna














Es totalmente verídica, tan demostrada científicamente como la de comida rápida. Volvemos a la historia:

Juani tiene una niña de 6 años, un niño de 3 y un bebé de 8 meses. Cuando nació su último bebé se vio totalmente desbordada, las noches las pasaba con el bebé al pecho, sólo podía dormir un poco por las mañanas, recoger un poco la casa, comprar, y hacer la comida para cuando llegaran sus niños del cole. Hasta que llegó un punto que no pudo más, y decidió que no pasaba nada por darle biberón de leche de fórmula al pequeño, necesitaba descargarse de alguna tarea y decidió quitarle el pecho, el biberón era más rápido y aguantaba más horas sin pedirle. Y así llevan unos meses…. ¿Qué os parece? ¿Irresponsable? ¿Piensas que Juani tiene otras opciones? ¿O no pasa nada, los niños se criarán igualmente con biberón?


Y ahora, está en tu mano: ¿le darás comida rápida a tu bebé o lucharás por el pecho aunque pueda ser duro a veces?
0

Postparto
Cuando hablo de postparto con una embarazada, (casi) siempre sale a relucir el mismo tema: “¡¿Qué hago con mi suegra?! Porque no hace más que decirme que ella me enseñará a bañar al bebé, y quiere estar en el hospital con nosotros desde la primera contracción, y además se queda en casa unos días porque vive lejos…. ¡y yo no la quiero en casa! Quiero estar sola con mi bebé y mi marido. Pero claro, mi marido no se atreve a decírselo (además creo que no me entiende).” ¿Te suena? He puesto suegra (las hay lindísimas, que me perdonen) porque es lo más común, pero puede ser cuñada, madre, prima…  El caso es que sentimos miedo a los consejos desafortunados, a la falta de intimidad, a que de repente como tienes un bebé que también les pertenece (porque ahora es su nieto, o su sobrino) se crean con el derecho a decidir sobre todo lo concerniente a vuestra vida, a ¡tu vida! Y de pronto te encuentras discutiendo con tu marido porque ¡no! no quieres que tu suegra se quede en casa los días después del parto. Ni que tu suegro esté por ahí todo el día mientras le das la teta al niño. No quieres que vayan al hospital hasta que ya hayas parido, así que nada de avisar a nadie de que empiezan las contracciones, ni mucho menos poner un mensaje en Facebook! Discutes con tu madre porque quieres bañar al bebé tu sola, no importa que ella tenga mucha experiencia, es tu momento! … Y nadie te entiende… Tu marido cree que las hormonas del embarazo hablan por ti. Tu madre piensa eso de: “Hija, siempre has sido muy cabezota, ya vendrás luego a pedirme ayuda”. Y tu hermana cree que estás loca de remate. Pues aquí va este decálogo para que no te sientas incomprendida, pero también para que se lo enseñes a tu marido, a tu madre y a esas mujeres que estarán a tu lado en el postparto, llenas de consejos bienintencionados… “Educación maternal para abuel@s, tí@s, prim@s y amig@s” 1. Durante el parto, la mujer necesita estar acompañada de quien ella decida (normalmente su pareja), necesita sentirse en total intimidad y no puede haber nada que intervenga en ese momento (ni whatsapp, ni llamadas de teléfono, ni por supuesto dejar sola a la mujer para ir a informar a la familia). Así que lo mejor es avisar a los amigos y familiares una vez haya nacido el bebé. 2. Las primeras dos horas postparto son importantísimas para el inicio de la lactancia materna y el vínculo con el bebé. Mamá y bebé estarán en contacto piel con piel (desnudos), y es aconsejable disfrutar este momento solos los tres. 3. Durante el primer mes o mes y medio, mamá y bebé necesitan tranquilidad. Las visitas han de ser cortas, nunca más de dos o tres personas a la vez, y siempre llamando antes de ir para ver si es buen momento. 4. Si durante la visita el bebé necesita mamar puedes salir un ratito a otra habitación, normalmente los primeros meses de lactancia no son fáciles. 5. Si durante la visita el bebé se duerme puedes ir despidiéndote, la mamá necesita dormir cuando el bebé duerme. 6. No cojas al bebé si la mamá no te ha dicho que lo hagas. 7. El mejor regalo que puedes hacerle a la familia es un tupper de comida casera, ayudarles un poquito con la plancha u ofrecerte a llevar al niño mayor al parque. 8. No a las fotos con flash, ¡por favor! el bebé es muy sensible todavía a las luces. 9. Si eres de otra ciudad y vienes a conocer al bebé, búscate un hotel y planea tú solo las visitas turísticas. De igual forma que no te irías con una pareja en su viaje de novios no puedes quedarte en casa de una familia que acaba de tener un bebé, ni pretender que te acompañen a ver la ciudad, ni que te hagan compañía. 10. Sabemos que lo haces porque quieres a ese bebé y esa mamá, y que tienes mucho que aportar. La mejor manera de ayudar es ofreciendo tu ayuda desde el respeto, sin dar consejos que no te han pedido, y sin invadir. A veces un “¿cómo te sientes?” es lo único que la madre necesita. ¿Todavía no sabes cómo decírselo a tu madre? Imprime el texto y entra en casa con una sonrisa y un “Mira lo que me ha dado la matrona”. ¡Suerte, y feliz puerperio!  
2

Lactancia, Postparto
Nos toca incorporarnos de nuevo a la vida laboral tras dar a luz y llegan las dudas: ¿qué hago con el pecho? ¿tengo que destetar? ¿qué va a comer cuando yo no esté?
Ante todo, saber que no hay que destetar si no quieres, puedes seguir dándole el pecho el tiempo que estés con tu bebé, y es algo muy reconfortante para ambos ya que estaréis muchas horas separados y es una buena forma de reencontrados.
En principio, un bebé mayor de 4 meses puede empezar a probar otros alimentos, y tomar leche (de tu pecho) cuando llegues del trabajo. Una buena opción es darle pecho justo antes de irte, aunque esté dormido puedes tumbarte junto a él o cogerle suavemente y acercarle al pecho sin despertarle. Y durante el tiempo que tú no estés en casa la persona encargada de cuidar al bebé le irá ofreciendo otros alimentos (siguiendo las normas básicas de introducción de alimentos en bebés), siempre sin forzar, y viendo cómo va respondiendo el bebé. En bebés menores de 4 meses o aquellos que todavía rechazan otros alimentos puedes dejarle leche que te hayas sacado el día o días anteriores. La leche de tu pecho puede tomarla con un vasito, con una cucharita o con un biberón. En última instancia si quieres, puedes también probar con leche de fórmula.
Lo más importante, y de esto tienes que aleccionar bien a la persona a cargo de tu bebé, es que nunca se fuerce a comer al niño. ¿Y si no come nada? No hay que preocuparse, hay bebés que simplemente esperan a sus mamás, es así. Lo importante es que haya una persona cariñosa y paciente cerca, que les ofrezca comida, leche, agua… y sobretodo muchos brazos, cariño y ternura. Los bebés acaban por regularse solos, y empezarán a comer tarde o temprano, mientras tanto te exprimirán cuando sí estés junto a él: seguramente habrá muchísima demanda de pecho, brazos y atención; día y noche.
Ánimo, la vuelta al trabajo es dura para ambos, pero lo superaréis.
 
0

Postparto
. Aunque nunca hayas dado a luz, y aunque nunca hayas estado embarazada puedes amamantar a un bebé. El estímulo que produce la succión del pecho por el bebé desencadena una serie de factores hormonales que hacen que puedas producir leche. En algunas culturas donde la mortalidad materna en el parto es muy alta, son las abuelas o tías del bebé las que se encargan de dar de lactar al pequeño, asegurando así su supervivencia. Hay madres adoptivas que deciden dar el pecho a sus hijos, para así poder establecer vínculos con el nuevo bebé, y proporcionarle todos los beneficios de la lactancia materna, a pesar de que ellas no los han llevado en su vientre. Lo sabías?
0

NO OLD POSTSPage 2 of 2NEXT POSTS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies