Embarazo
. Hay una especie de “saber popular” que dice que si estás embarazada no puedes tener gatos en casa. Hace referencia al hecho de que los gatos pueden transmitir la toxoplasmosis (infección que puede ser muy grave para el embrión) a través de sus heces. Para aclarar todas las dudas entorno al embarazo y los gatos hablamos con Yesi, asistente de veterinario y mamá de un bebé de 4 meses.
Hola Yesi, cuéntanos quién eres.  Soy una mami primeriza con un bebé de 4 meses y medio. Trabajo en una clínica veterinaria como asistente de veterinario en la cual colaboramos con protectoras animales, sobre todo de gatitos.
.
Tienes cinco gatos, y trabajas a diario con ellos, ¿tuviste miedo cuando supiste que estabas embarazada? No tuve miedo, pero sí veo llegar a mi trabajo muchas mujeres embarazadas o buscando embarazo con el temor de los gatos y la toxoplasmosis. En la clínica las medidas de higiene son diarias y rutinarias por lo que no tenía que tener ningún miedo de esas semanas en las que estuve embarazada sin saberlo. La única medida extraordinaria que tomé fue el uso de guantes desechables al realizar la limpieza de las jaulas y areneros de los gatos ingresados. En mi casa el riesgo es nulo porque mis gatos se alimentan exclusivamente de pienso.
.Entonces, ¿pueden quedarse tranquilas las embarazadas que conviven con gatos? ¿Cómo se contagia la toxoplasmosis? Sólo es necesario tener un poco de información. El contagio de la toxoplasmosis mediante los gatos es muy muy difícil. Para que un gato se contagie tiene que comerse un animal infectado: un ratón, carne cruda (en el momento que estuviera cocinado aunque hubiera estado infectado se mata al ¨bichito¨). Un gato infectado sólo elimina el bichito en heces durante un tiempo limitado y tendríamos que llevar esas heces infectadas a nuestro organismo por vía oral, algo difícil y de muy poca higiene si ocurriese, ¿verdad? Es mucho más fácil pasar la toxoplasmosis por comer un filete poco hecho, embutido o lechuga mal lavada, pero el gato aún sufre de nuestro miedo y desconocimiento. En mi caso mi matrona me dio un papel con recomendaciones para el embarazo donde decía que nada de alcohol, evitar el café etc etc y nada de contacto con gatos…. Cuando le dije que tenía 5 puso cara rara, aunque en ningún caso me dijo que me deshiciera de ellos. Le tuve que explicar cómo era el contagio en los gatos y me sorprendió que admitiera que no lo sabía. Yo en todas mis pruebas de sangre di negativo: aclarar que a una persona positiva, es decir, que haya pasado la enfermedad, no le afectará el bichito si volviera a cogerlo. Sólo podremos saber si hemos pasado la enfermedad con anterioridad con los análisis de sangre, ya que la toxoplasmosis no produce síntomas. . – Muchas personas con mascotas sienten inseguridad acerca de cómo reaccionará el animal ante el bebé, ¿tuviste algún problema? ¿algún consejo para futuras mamás? La llegada a casa con el bebé después del hospital es una de las cosas más temidas, a veces no tanto por los papis sino por la gente de alrededor y sus conjeturas de lo que puede pasar. Los días que estamos en el hospital nuestra pareja o quien venga a cuidar de los gatos debe llevar ropita que haya llevado puesta el bebé y pañales sucios para dejar a los gatos que lo huelan y vayan conociendo el olor de nuestra nueva incorporación familiar. Cuando lleguemos a casa es mejor ir solos los papis y el bebé, dejar a los gatos que se acerquen a olerle sin miedo, sin prisa y sin apartarles. Ellos sólo necesitan ver quién es, seguro que no se acercan más de 2 minutos, y luego vuelven a su rutina normal. Existen también productos veterinarios para facilitar el buen ambiente en la casa que no son medicamentos. Siempre nuestro veterinario nos puede ayudar. .
– ¿Crees que es positivo tener animales en casa?
Los beneficios de un niño creciendo junto a animales son inmensos. Desde evitar futuras alergias hasta los beneficios de interactuar con ellos. Pienso que crea en ellos una sensibilidad especial, y podemos involucrarles en su cuidado cuando vayan siendo más mayores como una de sus responsabilidades diarias. Cuando uno de mis gatos se acerca a mi hijo suele ser para olisquearle, después de estos meses siguen teniendo la misma curiosidad. Me encanta ver cómo mi hijo les sonríe y les echa la mano para tocarles. Éste es otro aspecto muy positivo para ellos, no tener miedos futuros a los animales.
.
– Muchas gracias Yesi, nos dejas con una tremenda tranquilidad al poder desterrar el mito de los gatos y las embarazadas de mano de una experta como tú. Gracias a ti Cristina por darme la oportunidad de poder llegar a esas futuras mamis, o ya mamis, que necesitan conocer los beneficios y suprimir los miedos a los gatos. Si alguna de tus lectoras necesitase hacer alguna pregunta estaré encantada de responderla.
 
0

Embarazo

Hay mujeres que ante un aborto deciden que todo siga su curso de forma natural.

Cuando te enteras de que estás abortando, normalmente en la sala de urgencias de algún hospital, automáticamente te dicen cuándo te harán el legrado, y en ese momento obviamente tu mente no está para cuestionar nada, por eso es importante conocer que hay más opciones y valorarlas desde ahora, aunque creamos y deseamos que a nosotras nunca nos pase.

Se denomina “Manejo Expectante” ante un aborto cuando dejamos que todo siga su curso, sin legrado y sin medicaciones. No es nada nuevo, se han hecho estudios científicos al respecto y muchos médicos saben que implica menos riesgos de infección que hacer un legrado, pero pocos tienen experiencia y se sienten más seguros recomendando el legrado, pues es lo que han visto hacer siempre.


El manejo expectante significa dejar que el cuerpo expulse por sí sólo el saco embrionario: desde que el corazón del embrión deja de latir, el cuerpo tarda unos días o semanas (en algún caso hasta un mes) en comenzar con la expulsión. Entiendo que la mujer ha de sentirse segura y con fuerza emocional para poder esperar este tiempo. El proceso de expulsión se inicia con un sangrado, acompañado de contracciones más o menos intensas. Este proceso suele durar unos minutos, y después unos días con un sangrado como una regla que va volviéndose de color marrón hasta que desaparece.
Normalmente se aconseja esperar una regla (para acabar de limpiar) y después hacer una ecografía. A veces quedan restos, y entonces se valora hacer un legrado.

Bajo mi punto de vista el manejo expectante tiene como ventajas el evitar los riesgos de infecciones que supone un legrado, y el permitirnos el tiempo y espacio para despedirnos de nuestro embarazo de forma natural, muy importante sobretodo en casos de abortos de repetición. Como inconveniente veo que hay que estar muy segura y tener apoyo para poder pasar esos días con tranquilidad y estabilidad emocional.

Si estáis interesadas en el manejo expectante os aconsejo pasaros por la web “Superando un aborto”, donde hay testimonios de muchas mujeres que ya lo han pasado y son de gran ayuda.

¿Conocíais esta opción?
0

Embarazo
El primer trimestre del embarazo puede ser confuso: sabes que estás embarazada pero no se lo has dicho a mucha gente, es un secreto que a veces gritarías pero que te da miedo desvelar. Por momentos ni tú misma te lo crees, ¿de verdad hay alguien ahí? Vives en un estado diferente del habitual, tu cuerpo se está adaptando a una nueva situación: no sientes tanto interés por el mundo exterior, tu mente se interioriza y quieres sentir los cambios constantes de tu cuerpo y del de tu hijo. Tienes más sensibilidad, tus sentidos se exacerban, sobretodo frente a los olores. Las emociones pueden estar también a flor de piel. Te apetece cuidarte, estar por ti misma, alimentarte bien, respirar aire puro. Necesitas descansar, tu cuerpo te lo pide a gritos: tienes sueño, náuseas, mareos. Necesitas tumbarte, cerrar los ojos, desconectar todos los sentidos.  ¡Hazlo! 12 semanas que por momentos se nos hacen eternas, por momentos se nos pasan volando. Las 12 semanas más importantes para el desarrollo de nuestro bebé. ¿Cómo las has vivido tú?
0

Embarazo, Parto
¿Sabes que tu útero es un músculo que puedes mover voluntariamente?
 Es el músculo más grande del cuerpo cuando estamos embarazadas, pasa de ser del tamaño de una pera al de una sandía, de pesar 70 gramos a 1 kg.
Entender cómo funciona nos va a ayudar a sentirnos conectadas con nuestro parto, aprender a relajarlo significará un parto y reglas menos dolorosas y un mayor placer en las relaciones sexuales.
El útero es la primera morada de nuestro bebé, le acoge suavemente con sus fibras musculares, le proteje de cualquier traumatismo externo, y nos lo entrega en el momento justo mediante contracciones rítmicas, como una danza en la que mamá y bebé son los únicos participantes.
Nuestro útero crea un nido nuevo con cada ovulación, y lo deshace y lo expulsa cuando el óvulo no es fecundado a través de la menstruación.
¿Puedes localizar tu útero? Cuando no estás embarazada se encuentra debajo del hueso del pubis, y va creciendo semana a semana hasta llegar en la semana 20 a la altura del ombligo, y en un embarazo a término ya alcanza el borde de las costillas.
¿Y cómo es nuestro útero? ¿Podemos visualizarlo? Fíjate en la forma del útero en la imagen, es un espacio vacío rodeado de tejido muscular, imagínalo dentro de ti, y piensa en cómo crece con el embarazo, en cómo rodea a tu bebé.
El cuello uterino (cérvix) es la parte que se va dilatando en el parto, con cada contracción las fibras del útero van tirando de él hacia arriba, haciendo que poco a poco este se vaya aplanando y desaparezca.
0

Una de las preocupaciones más comunes en el embarazo son los hongos o cándidas vaginales. Y es que aproximadamente un 30% de las embarazadas las padecen. Las cándidas forman parte de la flora normal del tracto digestivo y vaginal, pero en situaciones en que el sistema inmunológico está debilitado (en el embarazo es así para que el cuerpo no luche contra el bebé), las cándidas aumentan más de lo habitual, alterando el equilibrio de microorganismos normal en nuestra flora. Y es entonces cuando se produce la infección o candidiasis.
Si padeces candidiasis notarás un cambio en el flujo vaginal: normalmente se volverá blanco y espeso, con aspecto de requesón o leche cortada. También notarás picor o quemazón e irritación de la mucosa de la vulva.
El tratamiento médico consiste en aplicarse una crema o unos óvulos (supositorios vaginales) varias veces al día durante varios días. También tu pareja debe aplicarse la crema, sino os contagiaréis al mantener relaciones y nunca acabaréis con los hongos.
Además de esto, si necesitas calmar el picor y la irritación externa puedes aplicarte gel de aloe vera, agua con bicarbonato o baños de asiento con tomillo.
Y tan importante como el tratamiento farmacológico es adoptar unos cuidados básicos para no favorecer el crecimiento de los hongos y además evitar que vuelvan a aparecer:
– no alimentes a las cándidas:  evita el consumo de alimentos ricos en azúcares refinados, levaduras (cerveza) y fermentados como la salsa de soja.
– evita usar salvaslips, evitan la transpiración favoreciendo la humedad en la zona genital.
– mantén la zona genital seca, cámbiate de bañador al salir del agua.
– usa ropa interior de algodón y evita los pantalones muy apretados (causan irritación).
– las duchas vaginales no son beneficiosas para nada, eliminan las bacterias buenas que nos protegen.
– usa jabones lo más naturales posible, sin perfumes ni detergentes.
Así lograrás que los hongos desaparezcan.

0

Estamos viviendo un boom en cuanto al uso de la ecografía en el embarazo. La inmensa mayoría de los ginecólogos privados realizan una ecografía en cada consulta que tienen con la embarazada, esto significa un mínimo de 9 ecografías en el embarazo, que se realizan sin ninguna indicación clínica, es decir, no suponen ningún beneficio para el embarazo.
La Organización Mundial de la Salud recomienda que se realicen entre 2 y 3 ecografías en los embarazos normales: la primera alrededor de la semana 12 para detectar alteraciones congénitas y determinar la edad gestacional, alrededor de la semana 20 se realiza otra para detectar posibles malformaciones, y una tercera opcional (no está demostrado que se obtengan beneficios de su práctica rutinaria) en la semana 32-35 para valorar el estado placentario, la posición fetal y el líquido amniótico.
¿Por qué entonces es una práctica habitual realizar ecografías mensuales en las consultas privadas?
Las futuras madres y padres nos quedamos más tranquilos si alguien constata que todo sigue bien, y es por eso que preferimos un ginecólogo que nos realice ecografía en cada consulta ante otro que no lo haga. Quizá esto cambiara si nos explicaran que la ecografía sin indicación clínica no supone ningún beneficio para el embarazo, además que puede llevar a ansiedades innecesarias.
Las ecografías se vienen utilizando desde hace tanto tiempo que asumimos que son inocuas para el bebé. Realmente el riesgo real de una exposición prolongada a los ultrasonidos no se ha estudiado de forma precisa, si bien es cierto que los ultrasonidos desprenden calor y vibraciones, y el sonido que se escucha dentro del útero es similar al de un tren entrando en la estación del metro (Samuel, 2001).
Por eso tú como mujer debes valorar, con toda la información, si realmente necesitas esa ecografía mensual o solamente te someterás a esa prueba cuando exista un beneficio médico real.


0

NO OLD POSTSPage 2 of 2NEXT POSTS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies